Interés General

El Dolor en primera persona

El caso Mimi es un dolor que no cesa dentro de una sociedad que está cansada de sufrir por distintas injusticias. Y como todo dolor, involucra diversas partes de un mismo organismo. Entre quienes padecen esta herida abierta, está Liliana. La Abu Lili de Mimi.

Sus cartas, sus mensajes a la niña, se viralizan en las redes como una forma de acompañamiento y apoyo.

Escobar a Diario quiere compartirlas con sus lectores, porque estamos convencidos que este toque- espejo, se ha convertido en una sensación de profundo dolor que nos golpea a todos.

 

Carta N°8

¡Y algo habrán hecho! ¡Por algo será!

Reconocemos estas frases, forman parte de nuestro acervo cultural. Vienen desde hace mucho tiempo y nos ayudaban a no pensar, a no tomar conciencia, y por supuesto, a declararnos inocentes.

Se repiten ahora que secuestraron a Mimi. Seguro que muchos se repiten lo mismo: Por algo será.

Seguro que es por algo. Es porque los papás de Mimi denunciaron el abandono de tres años donde los capitostes de la minoridad y sus subterfugios no la vieron, no sabían que pasaba con ella, la ignoraron.

Claro que si, por algo es. Ahora ellos son los culpables del abandono del sistema. Por eso es. No le des más vueltas. Lo que hicieron abrió una denuncia al sistema y el sistema se defiende con silencios, medidas antidemocráticas y sigue ignorando el bien de Mimi.

Porque todo continua igual. Mimi sigue invisible en sus amores familiares, en su mamá y su papá y en todos los que la amamos.

No es por algo será. Es por lo que no fue, señores.

Te seguimos esperando Mimi, mi gata Yoda y yo, todos los días estamos con vos.

La Abu Lili.

 

Carta N° 9

Queridos amigos y querida Mimi

Espero sepan disculparme. A veces me gana el enojo, Realmente, aunque yo sé que solo me hace mal a mí, aparecen pensamientos incorrectos, errores, y el Facebook los refleja.

No es mi espíritu del insulto ni del agravio, solo me lleva el amor a la pequeña y la protección hacia Mariana y Marcelo, seres de luz y valientes luchadores.

Y además, la búsqueda de la verdad, en la que por suerte estamos acompañados por muchos.

Mi gata Yoda me acompaña en esto, porque ella también añora la presencia de Mimi, custodia sus juguetes y sus ojos me miran fijamente como preguntándome cuando volverá.

Gracias a todos, Abu Lili  

 

El dolor de esta abuela nos conmueve, porque es nuestro dolor. Es el dolor de una sociedad que no mira para el otro lado y que no para de pedir: Devuelvan a Mimi a su familia.

A modo de sinestesia, cientos de personas envían cartas con el texto DEVUELVAN A MIMI y la envían a: Lavalle 1220, 10° piso, CABA, Cámara Nacional Civil de Apelaciones, Sala E, código postal 1048. Lo hacen en sobres de colores, para representar la diversidad de voces de este pedido encarecido a la justicia argentina.

Restitución inmediata de Mimi y su guarda adoptiva.

 

Noticias relacionadas

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close